Marcha contra la Macrocárcel de Zuera
Marcha contra la Macrocárcel de Zuera
Marcha contra la Macrocárcel de Zuera

 

 

Pase lo que pase, frente a los muros [Crónica de la XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera]

Este 9 de abril, haciendo frente a diversas eventualidades, tuvo lugar la XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera. Imprevistos son que el proyecto de emisión para dentro de la cárcel, radio Hawai, proyecto colectivo de las radios libres zaragozanas, solo pudiera emitir una hora por un fallo en el emisor.

Imprevisto, aunque esperado, que se censurara por parte de las autoridades responsables del módulo de mujeres la carta remitida por la Iniciativa contra las macrocárceles. Consta a la organización que las cartas fueron retenidas, salvo la de una presa que la reclamó.

Aun así un largo fin de semana de actividades anticarcelarias, organizadas por la Iniciativa contra las Macrocárceles, tuvo lugar entre los días 7 y 9 de abril en Zaragoza y Zuera. Un fin de semana de cuestionamiento de la realidad penitenciaria, como desde hace 16 años plantea esta marcha, convertida ya en referente tanto por asistencia como por lo consolidado de su mensaje.

Las actividades comenzaron el viernes en el CSO Kike Mur con una charla de la abogada Lourdes Barón, del Servicio de Orientación Penitenciaria, desde el enfoque de la sociología y organización interna de las prisiones.

XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera

El sábado una concentración en Glorieta Sasera, frente al Corte Inglés, recordó el trabajo que desempeñan las personas presas en condiciones leoninas. Por un salario ínfimo y con el máximo beneficio para empresas que contratan con Instituciones Penitenciarias. En ella participaron varias decenas de personas que luego participaron en una animada comida popular.

Tras la comida de nuevo actividades de conocimiento de diversas realidades de las personas presas. En concreto se habló del colectivo trans y su situación específica. También hubo charla colectiva de Revuelta en la Galera. Asimismo en trabajo colaborativo se preparó todo para la marcha en sí.

Ya el domingo con bastante puntualidad salió el bus de la Madalena, en esta ocasión prácticamente lleno. También el grupito ciclista, que se tostaron al fuerte sol que lució todo el día.

A la llegada al macrocentro penitenciario esperaba el control de la Guardia Civil que, en esta ocasión, se centró especialmente en las asistentes femeninas que fueron cacheadas a fondo. El control, pese a estar autorizada la concentración, fue más estricto que en otras ocasiones.

También acudieron personas solidarias de diversos puntos de Aragón, con presencia turolense en esta ocasión, además de Lleida, Gasteiz, Madrid, Palencia y Burgos.

XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera

Se montó asimismo la emisora Radio Hawai que, como ya hemos dicho, sólo pudo emitir algo más de una hora al quemarse una pieza del emisor.

La jornada transcurrió animada, con varios puestos de material informativo, además de charlas, entre las que se contó con la presencia de Silvia Encina, pareja del recientemente fallecido en la cárcel de Zuera José ángel Serrano, en un truculento caso pendiente de resolver.

Hubo también charlas informativas sobre diferentes casos represivos a movimientos sociales y disidentes. Carlos, ex-preso, contó de primera mano lo que significa la vida encarcelado.

XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera

Un grupo de personas de Lleida llevó a cabo una performance con la participación del público y hubo conciertos de la cantautora Lua y del zaragozano grupo de rap Amores Perros.

A lo largo del día se escribieron varias decenas de cartas y postales entre personas que no se conocen desde fuera de los muros para dentro.

Pero, aún con los imprevistos y con el paisaje que es el imponente edificio de la prisión, se disfrutó de una jornada solidaria que pretende ser más de un día y cuya labor de difusión, confiando en el efecto multiplicador, pretende ser de mucho más de un día.

XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera

 

 

XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera

El próximo domingo 9 de abril tendrá lugar la XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera (Zaragoza) el bajo el título este año de "Sólo una sociedad injusta necesita cárceles".

La iniciativa empezará con unas jornadas anticarcelarias el viernes 7 de abril:
- 20h. Charla a cargo de Lourdes Barón sobre "Cárcel y Sociología" en el CSO KIKE MUR.

Después el sábado 8 de abril:
- 12h. Concentración Anticarcelaria en Glorieta Sasera.
- 15h. Comedor popular vegano en el CSO KIKE MUR
- 17:30h. se irán preparando la marcha "Hazlo tu mism@ y colabora".
- 19h. Charlas a cargo de los colectivos Cassandra y Revuelta en la Galería + Trans en prisión también el CSO KIKE MUR.

Y finalmente el domingo 9 de abril tendrá lugar la XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera. La jornada empezará a las 11h con la salida en bus desde el Colegio Tenerías (Coso Bajo) y si te apetece ir en bici se saldrá desde la Plaza de la Magdalena a las 9:30.

Las actividades empezarán a las 12h con teatro, charlas, concierto, comida popular, cartas... en el parking de la Macrocárcel y por supuesto estará retransmitiendo Radio Hawai para dentro de los muros.

Recuerda que el bono de apoyo para comer son 3E y el bono de viaje en bus+comida son 6E.
Los bonos los podrás conseguir en A Flama (Mayor,53), Birosta (Universidad,3), CSA La Revuelta (San Agustin,18), CSO KIKE MUR (Plaza Memoria Histórica - antigua cárcel de Torrero), Pottoka (Martín Carrillo,5) y Vía Láctea (Dr.Palomar 25).

 

XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera

 

 

Comunicado XVI Marcha contra la Macrocárcel de Zuera

SÓLO UNA SOCIEDAD INJUSTA NECESITA CÁRCELES

Una cárcel es un lugar, pero también una institución. Una sociedad en miniatura (parece mentira que en un espacio tan pequeño puedan vivir más de 1000 personas) que no es sino un reflejo de la de fuera.

Pocas personas las conocen desde dentro y la mayoría no hablan de su estancia, lo que contribuye a que la opinión sobre el sistema penitenciario esté completamente distorsionada.

En una sociedad cada vez más egoísta es más fácil repetir los tópicos sobre lo bien que viven las personas presas que pararse a meditar sobre lo que significa la prisión para quienes la padecen y sus allegadas. Por desgracia ese egoísmo se repite en la cárcel y son pocas las iniciativas de organización de las presas. Las que surgen son reprimidas y es prácticamente imposible que tengan reflejo en la calle. Las personas presas tienen que morir en prisión para ser noticia, a menudo un breve en unas pocas líneas.

Mirando la sociedad carcelaria en sí descubrimos que parte de lo que se vive fuera se ha trasladado dentro y el castigo es más refinado, aunque siga siendo castigo, pese a la extendida idea de reinserción.

Las macrocárceles actuales ya no son lóbregas mazmorras de más de un siglo de antigüedad, sino centros de una represión aséptica, con modernos sistemas de videovigilancia y de control social. La administración de fármacos de todo tipo a los considerados problemáticos forma parte de ese control. Ya que no se pueden consumir drogas ilegales la prisión las suministra.

Dentro de esa dinámica entra que las cárceles sean una cosa lejana, que el imaginario de la prisión esté ya no fuera del ámbito urbano sino totalmente aislada, en mitad de ninguna parte.

Y un año tras otro volvemos sobre los mismos temas en esta Marcha contra la macrocárcel de Zuera. Las muertes en prisión son un goteo, pero un goteo que no cesa. Las muertes rara vez se investigan a fondo y se pierden en una maraña legal que permite, por ejemplo, que el cuerpo de un preso se tire meses sin enterrar a la espera de una autopsia seria, como en el reciente caso de José ángel Serrano en Zuera. El contador de muertes en prisión sigue avanzando.

Si eres mujer presa tu situación se agrava en un mundo pensado para el colectivo masculino. La actual concepción de las cárceles es una cuenta de resultados y en ese esquema las minorías reciben un trato peor.

No digamos ya colectivos como las y los trans o esa en realidad casi mayoría que son las personas con enfermedades mentales, un 48% de las personas presas tiene algún padecimiento psiquiátrico.

La cárcel, asimismo, se sigue usando como modo de silenciamiento de la protesta social. Así pues cada equis tiempo se detiene a militantes de movimientos sociales o políticos y se les encuadra en la amplia etiqueta de terroristas, engrosando la cifra de presos políticos.

Mientras tanto, en la calle, el imaginario de la prisión no existe, es algo lejano. Parte de un mundo al que nada le afecta, en el que todas somos minoría.

Quién sabe, quizá en un futuro, no tan lejano, seamos conscientes de lo que significa la prisión y sus consecuencias a largo plazo. También de que existen alternativa al encierro. A lo mejor, entonces, no tenemos que volver a escribir este comunicado, ni a plantarnos frente a estos muros.

LAS CÁRCELES NO SIRVEN, LAS MACROCÁRCELES TAMPOCO.

CONTACTO marchazuera@gmail.com
FACEBOOK Facebook